Protección con rociadores para diversos tipos de cielorrasos

Google Play

Apple Store

 

Sistemas Hidráulicos, Supresión & Extinción

Protección con rociadores para diversos tipos de cielorrasos

Por Brian O’Connor

Proteccion con rociadores para diversos tipos de cielorrasos

Un sistema de rociadores está compuesto por muchos componentes que funcionan en conjunto para contribuir a mejorar la seguridad contra incendios y la seguridad humana en el entorno construido.

Un componente del sistema de rociadores generalmente ignorado es el cielorraso mismo, que puede tener un gran impacto en la manera en que se necesita que el sistema sea instalado. Los rociadores están específicamente diseñados y probados para ser instalados debajo de determinados tipos de cielorrasos, y los requisitos de NFPA 13, Norma para la Instalación de Sistemas de Rociadores, así lo reflejan.

Un interrogante que comúnmente recibimos es si un cielorraso puede estar a demasiada altura como para instalar rociadores. La respuesta, como tantas grandes respuestas de la ingeniería, es “depende”. La experiencia y las pruebas han demostrado que los rociadores son eficaces y necesarios a alturas de más de 50 pies. Por esta razón, la mayoría de las instalaciones no deberían tener ninguna limitación en la altura a la que pueden hacerse. Una excepción está relacionada con ocupaciones de almacenamiento, donde NFPA 13 especifica alturas máximas de cielorraso para la instalación de determinados rociadores. Esa información se muestra en las tablas de los Capítulos 20–25, sobre ocupaciones de almacenamiento.

Como el calor asciende debido a su flotabilidad, el cielorraso actúa como una barrera para evitar que el calor se escape verticalmente. Al hacerlo, provoca que el calor se acumule en el cielorraso, lo que permite a los rociadores activarse y descargar agua sobre el incendio. Los cielorrasos con irregularidades significativas pueden evitar que el calor se mueva uniformemente. Esto puede causar que los rociadores que están más alejados del fuego se activen prematuramente, demorando la activación de los rociadores que están en el área del incendio. Para evitarlo, muchos rociadores solamente pueden ser instalados debajo de cielorrasos lisos, planos.

Las cavidades de cielorraso y las claraboyas son características comunes de los cielorrasos, y en algunos casos los rociadores pueden ser omitidos en estas configuraciones. No se requiere que los rociadores sean instalados en cavidades de cielorrasos si son pequeñas y/o suficientemente poco profundas, están espaciadas a una distancia suficiente de otras cavidades y tienen acabados no combustibles o de combustibilidad limitada, siempre y cuando se usen rociadores de respuesta rápida en la habitación y cubran toda el área de piso. Las claraboyas no requieren rociadores siempre que no excedan un determinado tamaño y se mantenga una cierta distancia con otras claraboyas o cavidades de cielorrasos.

También hay muchas otras consideraciones a tener en cuenta, entre ellas el ángulo de un cielorraso—se requiere que la mayoría de los rociadores instalados debajo de cielorrasos con una pendiente de más de uno en seis aumenten su área de operación en un 30 por ciento sin revisar la densidad. Tradicionalmente, se requería que los cielorrasos de nube—un tipo de cielorraso suspendido con aberturas alrededor de los laterales—estuvieran provistos de rociadores encima y debajo, pero los nuevos requisitos permiten que se instalen solamente debajo, en determinadas situaciones. Los cielorrasos de caída controlada están diseñados para contraerse y desprenderse durante las primeras etapas de un incendio—no se consideran cielorrasos permanentes, ya que son solamente una cubierta estética del cielorraso que está encima. Se requieren rociadores encima de estos cielorrasos, pero no debajo. Los cielorrasos de caída controlada se evalúan para verificar que no contribuyan al crecimiento del fuego y que no retarden significativamente el funcionamiento del sistema de rociadores situado encima.

Si bien hay muchos factores para considerar cuando se instala un sistema de rociadores, no deberían omitirse los detalles del cielorraso. Conocer el tipo de cielorraso instalado y cómo podría alterar su diseño es fundamental para la instalación de un sistema que cumpla con lo establecido y del que dependen las vidas.  

Brian O’Connor es ingeniero en protección contra incendios en NFPA. Miembros de NFPA y Autoridades Competentes pueden usar la pestaña de Preguntas Técnicas (Technical Questions) para formular consultas sobre NFPA 13 en nfpa.org/13

Compartir:

Nosotros

 

Quiénes Somos

 

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

 

 

 

 

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies