Seguridad humana y edilicia: Requisitos para los simulacros de salidas de emergencia

Seguridad humana y edilicia: Requisitos para los simulacros de salidas de emergencia

21 Sep 2020

Es hora de volver a la escuela. Pero, el regreso a clases en 2020 no se parecerá para nada al pasado. Actualmente, las comunidades enfrentan desafíos sin precedentes por la pandemia del COVID-19, lo que hace que los educadores, administradores, funcionarios de salud pública y socorristas se enfrenten a decidir cual es la decisión más segura sobre cómo funcionará el año escolar. Algunas escuelas pueden optar por una experiencia de aprendizaje completamente a distancia, mientras que otras pueden dar la bienvenida a los estudiantes a los edificios escolares en persona, o posiblemente una combinación de las dos. Sin embargo, independientemente de los detalles del día escolar, cuando los estudiantes están en los edificios, no se puede pasar por alto el mantenimiento de un ambiente saludable y seguro. Esto incluye seguir llevando a cabo simulacros de incendio, entre otras medidas de seguridad.

Las ocupaciones educacionales, definidas en NFPA 1, Código de Incendios y NFPA 101, Código de Seguridad Humana como "una ocupación utilizada con fines educativos hasta el duodécimo grado por seis o más personas durante 4 o más horas por día o más de 12 horas por semana" incluyen preescolares, escuelas primarias, secundarias y similares. Los colegios y universidades caen bajo una clasificación ocupacional diferente y también enfrentan sus propios desafíos únicos debido al COVID-19. Aquí nos centraremos en los requisitos de simulacro de egreso de emergencia para aquellas instalaciones clasificadas como ocupaciones educacionales.

¿Por qué son importantes los simulacros?

Se requieren simulacros de egreso y reubicación de emergencia según lo exija específicamente la ocupación o según lo considere necesario la autoridad competente local (consulte el Capítulo 20 de NFPA 1 o el Capítulo 14 o 15 de NFPA 101). El propósito de estos simulacros es educar a los participantes sobre las características de protección contra incendios del edificio, las instalaciones de salida disponibles y los procedimientos a seguir. La rapidez en el despejo de edificios o la reubicación de ocupantes, si bien es deseable, no es el único objetivo ni está regulado por los Códigos. Los estudiantes que regresan a la escuela de manera presencial este año

escolar probablemente verán espacios de aula reconfigurados, desplazamientos en un solo sentido por todo el edificio y cambios en como se usarán espacios que no son de aula, todo debido a la abrumadora cantidad de restricciones por salud y seguridad implementadas debido al COVID-19. Estos cambios en la configuración del edificio hacen que los simulacros de estudiantes sean especialmente críticos para que, en caso de una emergencia, tanto los estudiantes como el personal estén familiarizados con cualquier cambio en el edificio o su curso de acción esperado en caso de emergencias. Independientemente de los cambios que se hayan realizado en la configuración del edificio, los egresos tienen que mantenerse libres y sin obstrucciones en todo momento.

¿Cuándo se requieren simulacros?

Por lo general, el Código exige que los simulacros de egreso se hagan al menos una vez al mes durante el tiempo en el cual la ocupación educacional esté en sesión y, a veces, dos veces durante los primeros 30 días, a menos que se encuentre en un clima severo (frío, calor, etc.). Se requiere que todos los ocupantes del edificio participen en el simulacro y todas las alarmas de simulacro de emergencia tienen que sonar en el sistema de alarma contra incendios para no confundir a los estudiantes y al personal en cuanto a la acción requerida.

Los programas de capacitación para egreso de emergencia pueden ser sustituidos uno-por-uno por hasta cuatro de los simulacros de egreso de emergencia mensuales requeridos. La combinación de programas de capacitación y simulacros de egreso de emergencia puede provocar un comportamiento de egreso de los estudiantes que sea superior al inculcado solo por simulacros. Sin embargo, se necesita realizar al menos cuatro simulacros de egreso antes del primer programa de capacitación para garantizar que los estudiantes hayan recorrido la ruta de egreso y hayan demostrado otro comportamiento contemplado en el plan de emergencia. El concepto detrás del requisito de que se realicen simulacros de emergencia al comienzo del año escolar es que la capacitación sin la instrucción práctica lograda mediante simulacros no garantiza que los estudiantes estén familiarizados con las rutas de egreso y puedan interactuar con otros durante una. evacuación o reubicación de emergencia.

¿Abordan Los códigos simulacros para eventos no relacionados con incendios?

Además de instruir a los estudiantes y al personal sobre la respuesta a una emergencia de incendio, los eventos que no son de incendio, como un evento de violencia dirigida o un desastre natural, también requieren simulacros. La necesidad de entrenar y practicar múltiples escenarios puede poner a prueba los recursos, el tiempo y la paciencia. Debido a esto, un nuevo requisito para las ediciones 2021 de NFPA 1 y NFPA 101 permitirá, si la autoridad competente lo aprueba, que hasta dos de los simulacros de egreso de emergencia requeridos sean simulacros de emergencia alternativos para uno o ambos de los siguientes: 1. Eventos de violencia dirigida 2. Eventos de peligros naturales. Además, NFPA 1 también aborda la frecuencia, la conducta, el entorno y la documentación de los simulacros.

Los inspectores de incendios desempeñan un papel importante en la regulación y gestión de simulacros en las instalaciones de su jurisdicción, especialmente en las escuelas. Los simulacros siempre deberían diseñarse y realizarse en cooperación con las autoridades locales, ya que el procedimiento y los detalles de los simulacros variarán de una jurisdicción a otra. Factores como la demografía de los ocupantes y la ubicación pueden afectar los detalles del simulacro. Cualquier inquietud sobre esas restricciones adicionales implementadas debido a los mandatos de seguridad de COVID-19 debería ser resuelta con las autoridades locales. Sobre todo, se tienen que seguir realizando simulacros de incendio, aun cuando se establezcan modificaciones en torno al distanciamiento social.

Si este artículo le resultó útil, suscríbase al boletín Nexo NFPA para obtener contenido mensual y personalizado relacionado con el mundo de los incendios, la electricidad y la seguridad humana y de la construcción.

Por Kristin Bigda, Ingeniera Principal de Protección contra Incendios, NFPA

Compartir:

Deja tu comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies